Cuando una persona es diagnosticada de cáncer, una de las primeras preguntas que surgen es “¿Cómo se lo digo a los niños?”. Voy a tratar de orientar un poco sobre cómo hablar del cáncer con los hijos. No hay ninguna forma de hacerlo fácil, pero sí hay ciertas pautas que pueden ser de ayuda.

Cómo podemos hablar del cáncer con los hijos

Hablar del cáncer con los hijos - Psicología en CáncerEn primer lugar, aunque es comprensible la voluntad de ocultar esta información a los niños para ahorrarles el sufrimiento, sin duda ellos lo van a notar. Así que es importante darles la notícia. Va a haber cambios: nuevas rutinas, nuevos horarios, visitas frecuentes al hospital, posibles cambios de imagen en el padre o la madre… Si les decimos que no pasa nada aumentará su ansiedad: los niños pueden imaginarse, e incluso inventarse, sus propias respuestas, incluso plantearse escenarios irreales.

Para hablar con ellos conviene buscar un momento y un sitio tranquilo, y asegurar que no se está haciendo nada más en este momento: ver la tele, comer, hacer deberes, etc. Es bueno sentarse frente a ellos, quedando a su misma altura (un sofá, una silla, etc).

Que la información sea verídica y sea explicada de forma que se adapte a su edad y a su nivel de comprensión: usando un vocabulario sencillo y conocido por ellos. Es importante especificarles en qué parte del cuerpo se encuentra el tumor. Se pueden usar metáforas, o comparar la situación con historias de dibujos animados o películas que conozcan. Otra cosa importante es que se lo diga alguien de su confianza: esta tarea no corresponde al médico -aunque sea el experto-, sino a un familiar o a alguien próximo a ellos.

¿Qué preguntas suelen hacer los niños?

Al hablar del cáncer con los hijos, éstos harán preguntas, en el mismo momento o más tarde, y algunas de ellas pueden tener una respuesta difícil. Éstas son algunas posibles cuestiones, y las respuestas que les podemos dar:

  • ¿Por qué te ha pasado esto?No hay ningún motivo. A veces la gente se pone enferma, pero para esto están los médicos.
  • ¿Me puede ocurrir lo mismo a mi?” Algunos niños tienen cáncer, pero la mayoría de la gente que lo tiene es gente mayor”.
  • Y ¿qué pasará ahora conmigo?” Va a haber algunos cambios (con ejemplos), pero entre todos intentaremos que todo vaya lo mejor posible”.
  • ¿Te vas a morir?No lo sé. Pero cada vez hay más gente que se cura del cáncer, porque las medicinas mejoran. Junto con los médicos vamos a hacer lo posible para que esto no ocurra. [Pueden soltar esta pregunta a bocajarro: estar preparado para ello puede ayudar a los padres a no alarmarse ante la pregunta, cosa que el niño también notaría].
  • ¿Se te va a caer el pelo?” [los niños algo mayores relacionan el cáncer con la caída del cabello u otros posibles síntomas del tratamiento. Incluso puede preocuparles que se tengan que enfrentar a comentarios crueles de compañeros del colegio]. Es posible, aunque esto no ocurre a todo el mundo. Pero si pasa iremos a comprar una gorra, o un pañuelo, y lo usaré hasta que el pelo vuelva a crecer.
  • ¿Tienes miedo?Un poco sí. Pero con los médicos y con vosotros, será más fácil pasar este miedo.

Ante cualquier pregunta cuya respuesta no sepamos, se lo podemos decir tranquilamente: “No lo sé“. Es mejor que los niños noten una duda sincera, que no que vean que nos inventamos una respuesta para salir del paso. Nadie tiene la respuesta a todas las preguntas: no tenemos la responsabilidad de saberlo todo.

Hay más cosas que les podemos decir:

  • Que es importante que toda la família contribuya a que las cosas vayan lo mejor posible, y que puede que algunas costumbres (como salir a cenar a fuera los sábados) no puedan hacerse tan a menudo como antes.
  • Que pueden hacer tantas preguntas como quieran, y que se las vamos a contestar. Ahora y más adelante.
  • Que es normal que lloren, o que se enfaden, y que siempre habrá alguien a su lado para que no se sientan solos.
  • Que el cáncer no es culpa de nadie (aunque suene extraño, los niños pueden pensar que como ellos se han portado mal, el cáncer de su madre o su padre es como un castigo). Y que el cáncer no se transmite a otras personas.

Parlar del càncer amb els fills - Joan Salvador VilallongaTambién es importante no condicionar la curación a su conducta: a veces oigo a personas decir “si no te portas bien, mamá no se va a curar del cáncer”. Además de que esto es mentira, poner la responsabilidad de la curación en el niño es demasiado para él. Que el niño deba portarse bien no tiene nada que ver con la enfermedad. Otra cosa es que los niños pueden cambiar su conducta o estar más irritables para manifestar su rechazo a la situación. Con paciencia y con pautas normales de educación, habitualmente todo vuelve a la normalidad pasado un tiempo.

Finalmente, recomiendo hablar con su maestro/a en el colegio, para decirle lo que ha ocurrido. Los niños pueden estar más tristes en clase y bajar su rendimiento, así que es importante estar atento por si se les puede ayudar.

En resumen: al hablar del cáncer con los hijos se recomienda explicarles la situación, con la verdad y con un lenguaje comprensible, y mostrarse disponibles para responder a sus preguntas y estar a su lado.

En este enlace a la web de la American Cancer Society puedes encontrar información ampliada sobre cómo hablar del cáncer con los hijos.

Esta entrada tiene 3 comentarios
  1. Hola, mi marido tiene cáncer y tenemos que decírselo a los niños. El problema es que por ahora tenemos muy poca información y la respuesta a muchas preguntas será no lo se. Cree usted que deberiamos esperar un poco a saber mas cosas antes de decirselo? Gracias,

    1. Hola Vilma. Mi recomendación es decírselo con la información que tengan en este momento. Seguramente noten una preocupación en ustedes (sus padres), más silencios en casa, etc. Y se preguntarán el porqué. Les pueden decir que los médicos tienen que mirárselo poco a poco para poder saber más cosas. Incluso hacer una comparación, por ejemp!o, con un problema de matemáticas: hay que hacerlo poco a poco para entenderlo y que salga bien. A medida que llegue más información se la pueden dar, sobre todo la de temas que les puedan afectar, como los cambios de horarios o de rutinas, etc.
      Si necsitan cualquier cosa, no duden en contactar conmigo!
      Muchas gracias por la confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.