Cuando una persona con cáncer consulta un psicooncólogo es porque la enfermedad o el tratamiento le están provocando un malestar intenso o afectan gravemente su vida diaria. El cáncer se vive de manera muy diferente de una persona a otra, y por eso es importante hacer una evaluación psicológica detallada que oriente la intervención.

Evaluación psicológica en personas con cáncer

Cómo ayuda a las personas con cáncer hacer una buena evaluación psicológica

Muchas personas que tienen cáncer necesitan la atención profesional de un psicólogo especializado. El psicólogo las puede ayudar a manejar las emociones relacionadas con la enfermedad y el tratamiento, a mantener la calidad de vida y a mejorar la comunicación con los demás. Con este profesional los pacientes también pueden tratar los temas que no quieren hablar con la familia o los amigos para no causarles más preocupación. En este artículo tienes más detalles.

Pero sabemos que cada una de las personas que tienen cáncer lo vive a su manera. Las necesidades son muy particulares, las fuentes de apoyo también, y el significado que dan a su experiencia varía mucho de un paciente a otro. Por eso es importante conocer con detalles cómo se encuentra cada persona.

Además, el propio proceso de evaluación ya es terapéutico por sí mismo, porque permite acabar con la confusión inicial y ordenar los pensamientos. Es normal que, de entrada, piensen «Ni siquiera sé qué necesito«. Hablar en voz alta de este bloqueo y de los sentimientos que lo acompañan es una manera de deshacer el nudo.

Qué incluye la evaluación psicológica en personas con cáncer

Cómo se hace una buena evaluación psicológica a las personas con cáncer

La evaluación psicológica es muy completa, y en cierto modo, no se acaba en ningun momento. Mientras dura el cáncer van apareciendo necesidades nuevas, noticias nuevas, y la terapia permite que las cosas se vean diferentes a medida que avanza. En general, estos son los elementos que contiene la evaluación psicológica:

Los detalles de la enfermedad y el tratamiento

Es importante conocer con detalle qué enfermedad tiene la persona y qué tratamiento sigue. Bajo el nombre de cáncer hay más de 400 enfermedades, bastante diferentes entre ellas, y cada una tiene sus repercusiones. No es lo mismo un cáncer de mama que un cáncer de vejiga. También hay que atender al pronóstico de la enfermedad.

Los tratamientos también son muy diferentes entre ellos, provocan efectos secundarios diferentes y afectan a la vida diaria de manera desigual. Por ejemplo, una quimioterapia que se hace desde casa con pastillas afecta menos la organización horaria que una radioterapia que obliga a ir al hospital 5 días a la semana.

El resumen biográfico para empezar la evaluación psicológica

La forma en que hemos manejado lo que nos ha ido pasando desde el momento de nacer ayuda a entender cómo nos enfrentamos a los acontecimientos cuando somos adultos. Sucede a menudo que alguien que tiene un tipo de cáncer determinado compara su situación con un familiar que tuvo una enfermedad similar unos años atrás.

Recuerdo un joven al que visité hace unos años, que tenía un tumor cerebral. Era un gran amante del riesgo: deportes extremos, retarse continuamente a sí mismo … Incluso trabajaba limpiando cristales exteriores de rascacielos. Decía que el tratamiento no podría impresionarle nunca, por más duro que fuera.

Estudio de las necesidades personales

Las necesidades personales deben formar parte de una buena evaluación psicológica en las personas con cáncer. Cada una llega a la consulta con unas demandas particulares: manejar las emociones, poder dormir por la noche, mejorar la comunicación con la pareja, cerrar temas vitales antes de morir…

Para saber cómo podemos ayudar a una persona es imprescindible saber qué necesita.

Evaluación de la ansiedad y la depresión

La ansiedad y la depresión son muy habituales en las personas con cáncer. A veces son un trastorno que se diagnostica a parte de la enfermedad oncológica, y otras veces son síntomas aislados que no llegan a trastorno. Pero siempre añaden malestar.

Cabe distinguir la tristeza y el miedo leves, que son normales ante el cáncer, y que no necesitan tratamiento psicológico por sí mismas, de los síntomas más intensos que deterioran notablemente la calidad de vida. Además se pueden manifestar de diversas maneras.

La exploración psicopatológica

Algunos pacientes, sobre todo los que tienen un tumor cerebral, pueden tener problemas de atención, orientación, memoria o lenguaje. Esto también ocurre con otros tipos de cáncer y en pacientes de edad avanzada. Este tipo de problemas pueden hacer que el tratamiento psicológico no funcione. Si los tiene, conviene tratarlos antes u orientar la terapia de manera diferente.

La exploración psicopatológica no se hace por rutina; sólo cuando el profesional sospecha que puede ser necesaria.

Análisis de las estrategias de afrontamiento del cáncer y su tratamiento

Las personas afrontan el cáncer y el tratamiento de formas diversas: hay quien lo compara con una guerra, o quien le pone grandes dosis de humor. Otros se desesperan y ni siquiera desean información sobre su enfermedad. También hay pacientes que se resignan.

Desde el respeto al estilo de afrontamiento del cáncer que tiene cada uno, a veces la demanda es precisamente ver las cosas de manera diferente. Es decir, cambiar este afrontamiento.

Telèfon psicòleg ManresaWhatsApp psicòleg ManresaEmail psicòleg Barcelona

¿Te ha gustado este artículo? Si quieres puedes hacer una pregunta o un comentario y te responderé personalmente. Y si crees que puede ayudar a alguien que conoces, compártelo!

Este artículo tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.