Muchas personas que tienen cáncer y se tratan con quimioterapia pueden tener, como efecto secundario, la caída del cabello. Dada la importancia que tiene el cabello en la estética y la autoimagen han ido surgiendo alternativas para disimular este efecto. Quizás una de estas alternativas menos conocidas sean los turbantes oncológicos: una opción excelente para las personas que no quieran usar pelucas, pañuelos o gorras. En este artículo podrá conocer sus ventajas, y cómo adquirirlos.

¿Por qué se cae el cabello con la quimioterapia?

El objetivo terapéutico de la quimioterapia es detener el crecimiento del tumor; pero el fármaco no distingue entre las células en las que debe intervenir y en las que no: por esto afecta a todo el cuerpo y provoca los conocidos efectos secundarios. Pero la acción de la quimioterapia es más notable en las células que crecen más deprisa: es lo que ocurre con las células tumorales, y también con el folículo piloso. Por esto una de las reacciones adversas más conocidas es la caída del cabello.

Caída del cabello con quimioterapia - Psicología en cáncerHay que decir que el cabello no cae siempre. Es más probable que lo haga con determinados productos de quimioterapia (como el carboplatino o el cisplatino, usados para tratar a mujeres con cáncer de mama). Además, puede caer sólo parcialmente, o puede que en lugar de caerse simplemente crezca más fino. También habrá mujeres que no tendrán ninguno de estos signos.

La caída suele empezar al cabo de 2-3 semanas del inicio de la quimioterapia, y unos meses después de haberla acabado, vuelve a crecer. Pero aunque se recupere, es habitual buscar una solución para este periodo.

Cómo cuidar el cabello cuando empieza a caerse

Si el cabello se cae, una de las primeras recomendaciones es cortarlo. Al hacerlo, disminuimos el roce con la ropa o con las manos. El cabello no cae de golpe, sino que lo hace con mechones, algo que podemos tomar como un aviso. También se recomienda usar un champú suave, detener todos los tratamientos para el cabello (permanentes, tintes, planchado, etc) y usar el secador a una temperatura que no esté muy alta. Por otro lado ayudará emplear una almohada con funda de satín.

Por otra parte cortar el cabello muy corto nos ayudará a acostumbrarnos a la nueva imagen, lo que sin duda és una de las cosas más difíciles que habrá que hacer en estos casos: nuestra imagen forma parte de nuestra identidad, y los cambios requieren tiempo para hacerse a ellos. Los efectos psicológicos son sobre todo en forma de ansiedad y tristeza. Para acostumbrarse al cambio lo mejor es exponerse gradualmente ante el espejo sin pelo y permanecer un rato mirándose, cada vez más largo. Posteriormente, hacer lo mismo en presencia de alguien de confianza (la pareja, una amiga, etc).

Hay que decir que algunas frases que se dicen para animar a una mujer que se encuentra en esta situación, NO ayudan: Por ejemplo “Alégrate, esto significa que la quimioterapia está funcionando“. Es más útil conceder a esta tristeza la importancia que se merece, porque está plenamente justificada, y ofrecer nuestra ayuda para lo que podamos hacer.

Usar turbantes oncológicos

Turbantes oncológicos - Psicología en CáncerPara disimular la falta de cabello existen varias opciones, de las que iremos hablando en diferentes artículos de este blog. Los turbantes oncológicos son una excelente alternativa para las mujeres que no quieren usar pelucas o pañuelos. Pero los turbantes pueden ser para personas con pelo y para personas sin pelo, y no todos tienen las mismas características. Es deseable que el que se usa cuando se ha caído el cabello reúna una serie de condiciones:

  • Turbantes oncológicos http://www.turbansandco.com/ - Psicología en CáncerTeniendo en cuenta que estará en contacto con la piel, que sea hipoalergénico, antifúngico, antibacteriano, transpirable, y de textura suave (sin costuras que puedan molestar). Por ejemplo, fabricado con bambú, una planta que, además, favorece el consumo sostenible y ecológico.
  • Que se ajuste bien a la cabeza, sin caerse, pero tampoco sin apretar demasiado. Un material como el spandex es una buena solución.
  • Que le guste a la persona que lo llevará: el color, el diseño, la forma… Es importante sentirse cómoda con él.

Al ser un producto relativamente poco conocido los turbantes oncológicos pueden ser algo difíciles de encontrar. Pero existe una tienda virtual -o sea, que permite comprar directamente desde su web- llamada Turbans&Co. Además comprando uno de sus turbantes o sus packs hay un descuento del 10% en las visitas a Psicología en Cáncer que se hagan en la consulta (en Manresa o en Barcelona) u online.

Y al revés, ¡también! Las personas que hagan visitas a Psicología en Cáncer, podrán disfrutar de un descuento del 15% al comprar alguno de los turbantes oncológicos en Turbans&Co.

¿Habéis usado un turbante, o pensáis hacerlo? Estoy aquí para leer vuestros comentarios y responder a vuestras dudas.

Esta entrada tiene un comentario
  1. Això d’haver de canviar d’imatge perquè cauen els cabells, he sentit dir que és molt dur. Crec que ha de fer molt de bé a les persones que s’hi troben poder llegir aquests passos progressius i aplicar-los. I sobretot, saber perquè passa això.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.