Entre el 30% y el 50% de personas con cáncer (o sus familiares) viven la enfermedad con síntomas de malestar psicológico lo suficientemente graves como para necesitar ayuda profesional. La psico-oncologia da respuesta a esta demanda, y explica los determinantes psicológicos del cáncer, la manera de prevenirlo a partir del estilo de vida y el funcionamiento del sistema sanitario.
Qué es la psico-oncologia - Psicología en Cáncer

¿Qué es la Psico-oncologia?

La psiquiatra Jimmie Holland se considera la fundadora de la psico-oncologia. La define como el campo de estudio e intervención en los trastornos psicosociales asociados al diagnóstico y el tratamiento del cáncer en el paciente, sus familiares y en los servicios sanitarios, así como sobre los factores conductuales que afectan al riesgo de desarrollar la enfermedad y de ser superviviente. Jimmie Holland creó la primera unidad de Psico-oncologia en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York a finales de los años 70.

Las áreas de intervención de la psico-oncologia son las siguientes:

  • El apoyo psico-social a los pacientes con cáncer y a sus familiares, en todas las fases de la enfermedad.
  • El apoyo psico-social y la formación a los profesionales de la salud que trabajan en la oncología.
  • La investigación científica de los determinantes psicológicos del cáncer.
  • La prevención del cáncer (dado que la mayoría de factores de riesgo son de tipo conductual).
  • El impacto de las enfermedades oncológicas en la sociedad y su tratamiento en los medios de comunicación.
  • La mejora de la atención a los pacientes y a los familiares a su paso por los sistemas sanitarios.

Te puede interesar leer: “10 beneficios de la ayuda psicológica para pacientes de cáncer

Psicología para enfermos de cáncer y familiares - Psico-oncologia

Es importante que el psicólogo que trata estos temas tenga una formación específica y cierta experiencia en psico-oncología. Así conoce mejor las situaciones que pueden aparecer y sabe cómo resolverlas.

La ayuda psicológica a los pacientes con cáncer y a sus familiares

Entre un 30% y un 50% de personas con cáncer se enfrentan a su enfermedad con un grado de malestar psicológico lo suficientemente grave como para necesitar apoyo profesional. Las otras personas afectadas también viven la situación con síntomas psicológicos (que se consideran normales). Pero son más leves, o bien tienen suficientes recursos para afrontarlos sin tener que recurrir a un psicólogo.

A pesar de ello, la mayoría de personas que necesitan esta ayuda no la solicitan. Y esto ocurre porque no saben que existe este campo dentro de la psicología, con profesionales formados y especializados. Otro motivo es que creen que su bienestar psicológico es secundario, ya que priorizan curar el cáncer.

Las personas que tienen cáncer suelen manifestar síntomas de ansiedad, depresión e insomnio. El diagnóstico les obliga a reorganizar su vida alrededor del tratamiento. Y eso provoca cambios importantes en los hábitos diarios y las rutinas. También puede aparecer cierto sentimiento de culpabilidad, por no haberlo evitado, o por cómo afecta a la familia.

Los familiares de una persona con cáncer se preocupan sobre todo por cómo esté esa persona: ¿Tiene dolor? ¿Sabe más (o sabe menos) de lo que querría saber? ¿Nos podremos hacer cargo de él si llega a tener una gran dependencia? Es habitual que los familiares acepten su sufrimiento como “normal” porque creen que es el paciente quien merece las atenciones. Pero es importante que también ellos recuperen la calidad de vida.

Cómo ayudar a un familiar con cáncer - Psicooncología

La tarea de los que nos dedicamos a la psicooncologia consiste en ofrecer un espacio donde tratar estas preocupaciones. A menudo me vienen a ver pacientes o familiares para hablar de algunos temas que no tratan entre ellos. Ciertas cuestiones son difíciles, ya sea por miedo, o por pensar que no se podrán contener las emociones. Por ejemplo, cómo viven la situación los hijos (sobre todo si son pequeños), las cargas económicas de la familia, etc.

Algunos pacientes con un cáncer que ya no se puede curar, o sus familiares, querrían preparar el final de vida o quieren hablar de la muerte en un entorno de confianza. En estos casos es frecuente que estén más preocupados por los hijos pequeños que por ellos mismos. Muchos de estos pacientes quieren saber cómo hablar con los niños. También les puede ayudar hacer un repaso vital que les permita dar un sentido a su vida.

La formación y el apoyo a los profesionales de la oncología

Otro grupo de personas que se pueden beneficiar de la psicooncología son los profesionales de la salud que trabajan en la oncología: Médicos, enfermeros, trabajadores sociales, etc. También las asociaciones de pacientes, que funcionan con voluntarios de apoyo a personas con cáncer.

A menudo piden formación en los aspectos psicológicos del cáncer: impacto en el estado de ánimo, respuestas a preguntas difíciles, gestión de la información, toma de decisiones, etc..

Estar permanentemente en contacto con el dolor y el sufrimiento termina generando desgaste. Los años de carrera, en los que muchos pacientes mueren, les pueden hacer despertar sentimientos de culpabilidad, o de incapacidad profesional. Con el paso de los años pueden sufrir lo que se conoce con el nombre de “burnout” (quemarse profesionalmente).

También conviene prestar atención a la comunicación entre los pacientes y los profesionales de la oncología, ya que la confianza entre ellos es fundamental. Este vídeo, de la película “Wit: Amar la vida” (Mike Nichols, 2001), protagonizada por Emma Thompson, muestra la primera reacción de una persona cuando le comunican que tiene cáncer. Es una escena que utilizo a menudo en formaciones a profesionales y voluntarios como ejemplo de un mal estilo comunicativo por parte del médico (afortunadamente, poco habitual).

Qué NO es la psico-oncologia

La psico-oncología es -o debería ser- una parte más del tratamiento integral para el cáncer. Pero no es un tratamiento oncológico con el objetivo de curar la enfermedad. A pesar de algunas publicaciones que hablan de un aumento de la supervivencia al cáncer con técnicas psicológicas, la evidencia científica de la que disponemos actualmente no es concluyente. Ni la terapia psicológica, ni ninguna técnica que pretenda trabajar con “las energías” del cuerpo, ni el reprocesamiento mental de los traumas curan el cáncer.


¿Te ha gustado este artículo? Deja una pregunta o un comentario y te responderé personalmente. Y si crees que puede ser útil para alguien que conoces, compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.