Las pseudoterapias son prácticas llevadas a cabo por personas que pueden ser profesionales -o no- de la Psicología o la Medicina y que no han demostrado su eficacia para curar el cáncer. Son ejemplos el reiki, la reflexoterapia o la homeopatía. Cuando pretenden tratar a una persona son una estafa y ponen en peligro la eficacia de la terapia demostrada. La información es clave para saber distinguirlas.

Pseudoterapias - Psicología en Cáncer

La bioneuroemoción(*) o biodescodificación(*)

La bioneuroemoción o biodescodificación parte de la base que las enfermedades tienen un origen emocional inconsciente. Por lo tanto propone cambiar la emoción que causa el problema, de manera consciente, para curar la enfermedad. Teniendo en cuenta que la raíz del cáncer se encuentra en los genes, es difícil explicar cómo las emociones los pueden “estropear” o “arreglar”.

Cualquier persona que haya experimentado una emoción (es decir, todo el mundo) sabrá que no tiene sentido hablar de emociones inconscientes. Todas las emociones son conscientes. Cuando alguien experimenta rabia, tristeza, miedo, euforia, sorpresa, orgullo, etc., no lo hace de manera inconsciente. Lo hace bien consciente y, además, con intensidad.

Por lo tanto la bioneuroemoción ya falla en sus fundamentos. Pero además tiene el mismo problema que las otras pseudoterapias. Y es que no ha demostrado en ningún estudio, que sea eficaz para curar el cáncer ni ninguna otra enfermedad. La ciencia ha creado un método para llegar a conclusiones. Un método abierto, transparente y autocrítico, por el que no han pasado ni la bioneuroemoción ni las otras pseudoterapias de las que hablaré.

La homeopatía

Pseudoterapias Homeopatía - Psicología en Cáncer

La homeopatía presupone que el agua tiene memoria. No se basa en principios activos como los medicamentos eficaces, sino en diluir sucesivamente un producto en agua y azúcar esperando que el cuerpo se active para curar la enfermedad a partir de esta mínima cantidad.

A pesar de la popularidad que tiene la homeopatía, como otras pseudoterapias no ha demostrado ser eficaz ante ninguna enfermedad. Que algunas personas la hayan tomado y hayan dejado de tener síntomas no significa que el medicamento sea eficaz. De hecho los mismos homeópatas han reconocido que su tratamiento no cura el cáncer.

La reflexología

La idea básica de la reflexología es que las diferentes partes del cuerpo están conectadas a las plantas de los pies o de las manos, y que con un masaje en la parte correspondiente, se cura la enfermedad del órgano con la que está conectado. Por ejemplo, con un masaje en el dedo gordo del pie se curan las enfermedades del cerebro.

Estos canales de energía, que sepamos hoy, simplemente no existen. Los canales de nuestro cuerpo son sanguíneos, linfáticos, neurológicos u orgánicos, pero no de energía. Nadie ha demostrado la existencia de canales de energía ni, mucho menos, de qué tipo de energía se supone que se trata. Por lo tanto el principio fundamental se basa en planteamientos falsos. Es decir, la reflexología no cura el cáncer ni ninguna otra enfermedad, porque la planta del pie o de la mano no está conectada con ninguna otra parte del cuerpo que pueda tener y modificar una enfermedad oncológica.

La dieta alcalina

Pseudoterapias dieta alcalina - Psicología en CáncerEsta es una de las pseudoterapias que se ha popularizado más recientemente. La teoría de la dieta alcalina fue propuesta por William H Hay. Cuando sus defensores hablan del cáncer lo hacen diciendo que las células cancerosas crecen en un entorno ácido en nuestro cuerpo. Por lo tanto proponen una dieta alcalina (poco ácida) para corregirlo y que las células de cáncer mueran. Entre los alimentos alcalinos sitúan la fruta y la verdura.

En realidad el PH del cuerpo varía de un órgano a otro. Cada parte del cuerpo necesita un grado de acidez para funcionar. El estómago y la piel deben tener un PH ácido, mientras que otras partes, como el intestino, deben mantenerse más alcalinos. Por tanto quien unifica un PH por todos los órganos del cuerpo demuestra muy pocos conocimientos de bioquímica. Y quien trata el cáncer como una sola enfermedad demuestra muy pocos conocimientos de oncología.

Comer fruta y verdura cada día, en el marco de un estilo de vida saludable, reduce el riesgo de tener cáncer. Pero esto no quiere decir que alcalinicen nuestro cuerpo hasta el punto de curar la enfermedad. No hay ningún alimento que, por si solo, provoque cáncer, ni ningún alimento que lo cure. Aunque aparezcan falsos remedios en las redes sociales y en internet, como la coliflor o el limón congelado.

Las flores de Bach

A principios del s. XX, Edward Bach supuso que algunas plantas podían curar algunas enfermedades. Pero no dio ningún mecanismo explicativo. Se entenderá mejor con una analogía. La metoclopramida se utiliza para prevenir los vómitos de la quimioterapia. Actúa bloqueando unos receptores de serotonina (un neurotransmisor) y activando su otros, para reducir el tiempo que la comida está en el estómago. Este es su mecanismo.

Pues el mecanismo de funcionamiento de las Flores de Bach todavía nadie lo ha explicado. Se debería relacionar este producto con la destrucción de células tumorales o con un bloqueo de su reproducción por medio de un proceso bioquímico antes de, ni siquiera, empezar a estudiar si es eficaz contra el cáncer.

Pero más allá del cáncer, con las Flores de Bach se proclama que se pueden curar los celos o el sentimiento de soledad. Ninguna de estas dos cosas se curan porque no son enfermedades. Los celos se manejan cambiando la percepción que se tiene de la relación con otra persona. La soledad se resuelve con compañía.

El reiki

Pseudoterapia Reiki - Psicología en Cáncer

Otra de las pseudoterapias basadas en la energía corporal. Concretamente el reiki dice que la energía vital se puede detectar y manipular poniendo las manos sobre el cuerpo. Y que así se pueden curar las enfermedades. Pero nadie explica qué energía es, cómo se nota, y qué tienen de especial las personas que afirman poderlo notar.

El cáncer es un proceso de unos meses o unos años. Una célula que en su momento sufrió una serie de mutaciones genéticas se reprodujo y se convirtió en millones, dando lugar a un tumor. Este proceso no se puede interrumpir imponiendo las manos sobre el cuerpo de una persona. No tiene ninguna explicación lógica.

Los riesgos de las pseudoterapias

Estas pseudoterapias, y otras como la acupuntura, se pueden utilizar de dos maneras. Pueden ser terapias alternativas (cuando SUSTITUYEN al tratamiento convencional) o terapias complementarias (cuando lo COMPLEMENTAN).

El más peligroso es el primer supuesto: aquél en que se abandona el tratamiento de quimioterapia o radioterapia para someterse a pseudoterapias. Porque esto supone abandonar el tratamiento curativo. Es cierto que las técnicas hospitalarias no siempre curan, y que tienen efectos secundarios notables. Pero cada persona con cáncer recibe la terapéutica más eficaz de todas las disponibles para su enfermedad y sus circunstancias personales.

Ha habido personas que han visto morir de cáncer a familiares por haber abandonado el tratamiento. Así lo denuncia la APETP. Algunos profesionales se aprovechan de la desesperación de enfermos y familiares y de teorías contra la industria farmacéutica disfrazadas de verdad. Lo hacen para conseguir dinero y/o reconocimiento público.

Cuando se utilizan como complementarias -sin abandonar el tratamiento eficaz- pueden ayudar a calmar algunos síntomas, como la ansiedad (las pseudoterapias actúan con efecto placebo). Pero es importante consultar siempre al oncólogo antes de probarlas. Incluso cuando parece que no pueden ser peligrosas, o que son naturales y sin medicamentos, y que por tanto no pueden hacer ningún daño. Que sean naturales no quiere decir que no tengan riesgos.

Pseudoterapias en cáncer

Dicho esto: Las personas que escogen pseudoterapias no son ignorantes. Actúan con una motivación como todo el mundo y merecen ser tratadas con el máximo respeto, también como todos. Incluso cuando toman decisiones que consideramos equivocadas.

Ni paternalismo, ni crítica, ni burla. Respecto e información.

Una buena fuente de información es esta Guía de mitos y pseudoterapias, editada por GEPAC (el Grupo Español de Pacientes con Cáncer). Me ha servido de inspiración para escribir este artículo.


(*) Los términos bioneuroemoción y biodescodificación aparecen como marcas registradas en la web de su impulsor, pero no en el Registro de Marcas y Patentes del gobierno español.


¿Ha probado alguna de estas pseudoterapias? ¿Cuál ha sido el resultado? Puede escribir un comentario. Y si le ha gustado el artículo -o todo lo contrario-, ¡compártelo!

Este artículo tiene 4 comentarios
  1. Gracias por el artículo, aunque comparto el espíritu no respeto (eso de “respecto” ha quedado muy “Ali G”), si que creo que la crítica sea sana, siempre que sea constructiva no hay que temer oír opiniones ajenas, incluso aquellas que con argumentos nos acusen de estar equivocándonos.

    Un saludo

  2. Solo por completar este estupendo artículo, añadiría que «el origen emocional de la enfermedad» es una corriente de pensamiento sectaria de altísima peligrosidad para la salud física y mental. Sectas como la «Nueva Medicina Germánica», la biodescodificación y la bioneuroemoción surgen de dicha corriente. Más información en https://docs.google.com/document/d/1if3tkKoSJaoCUoESn20EA0mqABlASoe-olLqFJxj_Qw/edit#heading=h.t3e5q1pqzvcg

    También aclararía que en la homeopatía no se diluye el producto en agua con azúcar, sino en agua, hidroalcohol o lactosa usualmente, para terminar pulverizando el resultado de las repetidas diluciones sobre pastillas de mero excipiente (o mezclando con excipientes de cremas y similares, con el mismo futil resultado).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.