Las noticias falsas o fake news sobre el cáncer son informaciones no contrastadas que se extienden fácilmente a través de la red, y que conviven con las noticias verídicas. Los creadores de fake news buscan su difusión para crear estados de ánimo o estados de opinión determinados, y pueden poner en riesgo la salud de las personas con cáncer.

Fake news sobre el cáncer - Psicología en Cáncer

Por qué se publican fake news sobre el cáncer

El cáncer es un conjunto de enfermedades que nos dan miedo. Las asociamos al sufrimiento, a los cambios de imagen corporal y a la muerte (a pesar de que cada vez se curan más pacientes oncológicos). Mucha gente que ha sido diagnosticada de cáncer, o cree que puede tener ese diagnóstico, lo vive con angustia y necesita buscar información tranquilizadora. También ocurre cuando la enfermedad ha avanzado, el médico comunica que no se puede curar, y el paciente empieza a buscar alternativas.

Los creadores de noticias falsas (fake news, en inglés) se aprovechan de esta necesidad y urgencia, y lo hacen básicamente por dos motivos:

  • Para conseguir audiencia: Algunos medios de comunicación publican titulares grandilocuentes para llamar la atención del lector. Por ejemplo «¡ALERTA! Si usas el microondas tendrás cáncer» (una información falsa).
  • Para vender algun producto o servicio: Terapias alternativas claramente ineficaces, e inluso peligrosas, que hacen que el paciente abandone el tratamiento que sí que funciona. Los que trabajan con estas terapias suelen hacer mucho dinero a costa del engaño. Y suelen incorporar frases como «Lo que tu médico sabe pero nunca te explicará«.

El peligro de las fake news sobre el cáncer

Noticias falsas en cáncer

Uno de los mantras que más utilizo, tanto en este blog como con los pacientes que visito, es este:

La información correcta, útil y suficiente es clave para la toma de decisiones en cáncer.

Las fake news sobre el cáncer provocan el efecto contrario a la informació: la desinformación. Y la toma de decisiones también se resiente.

Una de las primeras pacientes a la que visité en mi práctica en psicooncología había leído un libro según el cual el único tratamiento que necesitaba para el cáncer era la luz del sol. Que ni siquiera necesitaba comer: la luz del sol era suficiente para alimentarse y para tratarse. Por eso había decidido dejar el tratamiento, hasta que finalmente, fue su madre quien la ayudó a convencerse de volver a la terapia útil.

Muchas noticias falsas nos llegan por WhatsApp. Nos las envía alguien conocido y de confianza y pensamos «él/ella jamás me engañaría«. Por eso las damos por válidas. Y seguramente es cierto que podemos confiar en esa persona, pero es que ella también ha recibido el mensaje por WhatsApp, y ninguna de las personas que lo ha compartido puede decir dónde empezó. Además compartir un mensaje por WhatsApp, Facebook, Twitter, Telegram, etc, es fácil, rápido y gratuíto.

¿Alguna vez te ha pasado que recibes el mismo mensaje varias veces en una misma red social? Incluso que sea la misma persona quien lo comparte repetidamente? Eso significa que ni siquiera se ha parado a comprobar si ya lo había compartido antes. Lo hace compulsivamente y, por tanto, no se preocupa por su veracidad.

Qué suelen decir les noticias falsas en relación a las enfermedades oncológicas

Vemos muchas fake news sobre el cáncer que hablan de los bulos tradicionales: que el cáncer se contagia, que se puede esparcir por una biopsia, que el tratamiento provoca aún más cáncer, que se puede curar con una actitud positiva, etc.

Dedos cruzados

Otras hablan de la alimentación y el estilo de vida: Las propiedades de la dieta alcalina (que no sirve para nada), que el azúcar provoca cáncer, que el uso de sujetadores o de desodorante es peligroso, etc.

Pero también encontramos noticias falsas que no tienen mala intención, sino que tan solo están mal (o insuficientmente) explicadas. Por ejemplo:

  • «Paso de gigante en la curación del cáncer«. El cáncer es un conjunt de más de 200 enfermedades, muy diferentes entre ellas. La curación debe encontrarse para cada una de ellas individualmente. No puede haber un tratamiento único para todas.
  • «Descubren el gen responsable de la metástasis«. En la metástasis (la extensión del cáncer a otras partes del cuerpo) intervienen muchos genes y muchos procesos. Cuando aparece una noticia de este tipo hay que mirar atentamente si se refiere a un resultado preliminar o definitivo; si es con humanos o con ratones; y si abre la puerta a diseñar tratamientos en el futuro. A veces el titular da a entender que en pocas semanas acabaremos con todas las metástasis, y eso es algo que puede tardar décadas.
  • «Si no quieres tener cáncer debes…» Este titular es muy simplista. La probabilidad de tener cáncer va de 0 a 100. Nunca es 0 y nunca es 100. El riesgo para algunos tipos de cáncer se puede reducir, pero nunca eliminarlo del todo.

Cómo detectar las fake news sobre el cáncer

Decíamos que las fake news sobre el cáncer suelen tener titulares llamativos. A veces, incluso con signos de exclamación: «¡¡Tu médico no quiere que lo sepas!!«. Buscan despertarnos emociones como la rabia, la indignación o la impotencia, porque eso hará que las compartamos más.

También plantean comparaciones extremas, como si todo lo que sabemos hasta ahora del cáncer fuese mentira y ahora llegaran para revelarnos la verdad. Por ejemplo: «El cáncer no existe. Lo han creado las farmacéuticas y no quieren que se cure«. Bien, que el cáncer sí existe lo vemos todos los días. Y es razonable pensar que cualquier empresa que encontrara un fármaco para curar algunos -o todos- cánceres, ante la demanda que tendría, lo que más le interesaría es venderlo.

Las noticias falsas también tienen mensajes como «¡Compártelo, que lo sepa todo el mundo!» Parece que la persona que lo ha creado nos pida un favor personal: su vanidad estará más satisfecha si lo ven 500 personas que si lo ven sólo 50. Pero el hecho no cambiará por más gente que lo vea.

Por el contrario, las noticias fiables sobre el cáncer provienen de medios de comunicación conocidos y solventes, y se refieren a expertos en cáncer que tenen nombres y apellidos, y que podemos seguir. Es decir, podemos ir a buscar la fuente original.

Si nos llega una noticia sobre un descubrimiento hecho en el Hospital de la Vall d’Hebron (por poner un ejemplo), podemos ir a buscar la sección de noticias de este centro para ver si dice lo mismo.

Es importante que seamos críticos con lo que recibimos, vayamos a buscar las fuentes oficiales y reflexionemos: A la persona con quien voy a compartir esto, exactamente, ¿cómo la estoy ayudando por el hecho de enviárselo?

RECURSO: «Salud sin bulos«, periodistas que desmienten las informaciones falsas relacionadas con el cáncer.

¿Te ha gustado este artículo? Deja tu pregunta o comentario y te responderé personalmente. Y si crees que puede ayudar a alguien que conoces, compártelo!

Telèfon psicòleg ManresaWhatsApp psicòleg ManresaEmail psicòleg Barcelona

Este artículo tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.