Éste es un artículo invitado, escrito por Ángel López, de Múrcia. Ángel me explicó su historia y le propuse contarla al mundo, como una de las muchas maneras que hay de afrontar el cáncer de testículo y otras enfermedades oncológicas. Todas las formas de afrontamiento son igual de válidas, desde el no hacer nada o el aislarse en la soledad, hasta el convertir la experiencia en un impulso para cambiar la propia vida. Ángel eligió poner en marcha su propio negocio.

Angel Lopez puso en marcha GoCampSpain tras ser diagnosticado de cáncer de testículo

Todo comenzó 5 meses antes, allá por mayo de 2019 con una inflamación feroz en las glándulas mamarias. Yo no podía imaginar lo que se me venía encima, pero según me contó mi oncólogo ya durante el tratamiento, fue en aquél momento cuando empezó a gestarse el tumor testicular y la reacción de mi cuerpo, la voz de socorro, fue interpretada de esa manera tan particular.

A finales de septiembre de ese mismo año, sentado ante una simpática oncóloga del hospital más cercano a mi pueblo, me dieron la noticia: “cáncer testicular de pronóstico grave”, posible metástasis en abdomen y tórax, marcadores a más de 3.500, TAC inmediato e intervención urgente. Mi vida desplomada en cuestión de segundos.

Tenía 30 años, era un soñador incansable, trabajaba como director en una empresa que gestionaba programas idiomáticos y culturales a nivel mundial, me aposesionaba ese concepto de trabajo. Tenía una vida más o menos feliz, con muchos planes de futuro y, sobre todo, de irme a vivir a otro país. Pero el destino es impredecible, así que de repente todos mis planes dejaron de tener sentido y solo uno rondaba mi cabeza en ese momento: ¡vencer esta batalla al cáncer!

Esta es mi historia de superación…

Lloré muchísimo los días siguientes de la noticia, ¿por qué a mí? ¿Y si tengo metástasis?, ¿en qué estadio estaré? ¿Podré tener hijos en un futuro? ¿Me afectará a la hora de mantener relaciones sexuales?

¿Qué os voy a contar? El cáncer, por desgracia, es una patología que, además del deterioro físico y la dureza de su tratamiento, provoca una serie de pensamientos negativos que son muy difíciles de lidiar. Yo siempre he sido una persona fuerte, pero a la vez muy sentimental y melancólico por lo que al principio no fue nada fácil.

Durante un tiempo no quería ver a nadie, me costó contarlo, seguramente por ser una enfermedad tan íntima, pero decidí afrontar esa situación como un partido entre David y Goliat. No sé por qué me etiqueté ese personaje, pero me motivaba enfrentarme a algo más fuerte y feroz que yo: “las batallas más difíciles no se ganan con un arma en la mano”. En esa lucha perdí mi empleo, amistades, muchos planes a corto plazo, un testículo, algún rechazo social y me sometí a un gran número de revisiones y pruebas que me deterioraron mucho a nivel mental.

Tuve suerte, las personas más cercanas a mí me ayudaron mucho y gracias a ello afronté la situación con mucho optimismo. Mi forma de pensar no cambió mucho, seguí teniendo ilusiones, sueños, actitud por mejorar en el trabajo y en mi vida en general… Digamos que aplasté a Goliat.

Emprender fue mi mayor motivación…

Emprender ha sido mi gran motivación desde el principio de la enfermedad. Hay gente que me preguntaba cómo se puede emprender, luchar con un cáncer y encima vivir la situación actual de COVID que tenemos.

Creo sinceramente que, ante situaciones difíciles, sacamos lo mejor de nosotros, ese “yo” que aún no conocemos y que cuando nos surge un problema sin precedentes, sale en forma de resiliencia para superar cualquier bache que nos ponga la vida. Acepté simplemente la posibilidad de sanarme y, sobre todo, de crecer en este proceso de cambio y dificultad. Decidí hacer algo que me apasionara, que me inspirara a salir adelante, y fue ahí cuando me lancé a emprender y motivarme por crear mi futuro. Quería mantener mi mente lo más ocupada posible, hacer algo con cierta relevancia y trabajar en ello todos los días. Siempre he tenido ese espíritu emprendedor, desde bien pequeño, y pasión por ello.

El resultado fue increíble, tuve una excelente aceptación a nivel nacional de mi proyecto y varios reconocimientos a nivel regional, nacional y europeo. Lo bueno de emprender es que estás continuamente atendiendo a wébinars, cursos, leyendo libros de startups, trabajando con mentores y eso me mantuvo muy ocupado prácticamente durante el año que me pase luchando con la enfermedad.

Algunos de los premios que conseguí son:

  • Premio Emprendedor Excelente Red.Pyme del Instituto de Fomento de la Región de Murcia 2020.
  • 2º Posición en los premios #EmpreneInnovaComparte 2.0 de Acción Contra el Hambre España.
  • Finalista en el programa «Spin-On Universidad Católica UCAM » de las startups más innovadoras de base tecnológica de la Región de Murcia.
  • Premio a la innovación por el programa europeo «Erasmus for Young Entrepreneurs» en Portugal.
  • Ganador de la VI Edición de Proyectos Innovadores de la EOI & Unión Europea.

Mi situación actual

Le gané la batalla al cáncer y confieso que me he vuelto un poco más caprichoso. No quiero dejar nada para el mañana; el mañana es hoy y en consecuencia viajo mucho más, doy más abrazos, digo más «te quiero«, … Es como si ahora viviera mi vida más a fondo. Con un propósito de vivir lo máximo posible. Lo perdí todo, pero gané una vida. ¿Creéis que las cosas pasan por algo?

Actualmente estoy haciendo un programa europeo llamado “Erasmus para Jóvenes Emprendedores” donde mentores internacionales y diferentes instituciones me están ayudando a consolidar mi empresa a nivel nacional e internacional.

Paralelamente, estoy creando una asociación sin ánimo de lucro que ayuda a pacientes con cáncer testicular a comprender la enfermedad, cómo enfrentarse a ella, detección precoz, consejos a familias, asistencia médica y sobre todo y una cosa muy importante, creando una comunidad en donde nos podamos ayudar todos con nuestras experiencias. Hablar con alguien que haya tenido el mismo cáncer que tú y que lo ha superado es un estímulo de fuerza y coraje increíble.

Mi misión es dar visibilidad a esta enfermedad muy común en jóvenes entre 20 y 40 años, contar con voces conocidas como la de Yeray Álvarez del Athletic de Bilbao o el ex guardameta Francisco Molina que han hecho visible esta enfermedad. Quiero llevar este proyecto allá donde más se necesite.

Mi apoyo para todos los incansables que estéis en plena lucha

La gente luchadora y valiente es la que inspira y da sentido a la vida. Pasar por un cáncer es una experiencia vital sin iguales. A todos los que estéis pasando ahora por un momento de miedo, de noticias terribles o de recuperación, os mando a todos mi cariño infinito. Juntos somos insuperables. Repito: JUNTOS SOMOS INSUPERABLES.

Me encantaría escuchar vuestras voces de superación, en ese caso, podéis contactar conmigo a mi email personal: antonioangel1189@gmail.com o visitar la web de mi proyecto: https://gocampspain.com.

Este artículo tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.