Cuando alguien sabe que una persona de su entorno tiene cáncer es habitual que se ofrezca para ayudar o para acompañar. Pero algunas de las cosas que se dicen pueden herir la sensibilidad de quien las escucha o pueden ser inadecuadas. Aunque se digan con buena intención. El apoyo social es muy importante cuando alguien padece una enfermedad grave, pero hay unas cuantas frases que una persona con cáncer no quiere oír.

10 cosas que una persona con cáncer no quiere oír - Psicología en Cáncer

10 cosas que una persona con cáncer no quiere oír

1. “Ay, pobre… ¿Y ahora qué harás?”

Hay una línea que separa la empatía de la compasión morbosa. La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar del otro para comprender que se siente mal (que no significa sentir lo mismo). La compasión morbosa es una manera de decir “Aunque la persona con cáncer seas tú, dime que estarás mejor, que si no me haces sentir mal“. Antes de decir cualquier cosa pensemos a quién queremos ayudar: si a la persona que tenemos delante o a nosotros mismos. Si nos queremos ayudar a nosotros mismos quizás podemos buscar otro momento.

2. “Te entiendo”

No. Nadie entiende a una persona como se entiende a ella misma. Sólo una persona con cáncer, o que lo haya tenido en el pasado, sabe qué significa esto. Y ni siquiera alguien con la enfermedad puede entender cómo se siente otra persona en esta situación. Porque cada uno lo vive a su manera y en sus circunstancias.

Por eso un “te entiendo” puede parecer frívolo, aunque lo digamos con toda la buena intención. Lo más aproximado que podemos decir en este caso, que se ajusta a la realidad, es “me hago una idea de lo difícil que debe de estar siendo esto para ti“.

3. “Tienes que ser fuerte / Tienes que ser positiv@”

Tienes que ser fuerte - Psicología en CáncerSer fuerte y positivo no funciona por recomendación. Depende de muchas cosas: de características de la personalidad que se mantienen invariables a lo largo de los años, de cómo han afrontado experiencias estresantes en el pasado y del pronóstico de la enfermedad presente. E incluso en el caso de que una persona con cáncer sea fuerte y positiva, no lo será en todo momento.

No mostrarse optimista cuando no le apetezca le ayudará a desahogarse y a buscar soluciones para su malestar. Por el contrario, obligarla a ser positiva supone añadirle una carga más a todas las que ya lleva: la enfermedad, el tratamiento, etc. Siempre recomiendo a las personas que se den permiso a sí mismas por estar mal cuando el cuerpo (o la mente) se lo pida. Sin remordimientos.

4. “Un conocido mio tuvo lo mismo. Se murió”

Probablemente no fuera el mismo: cada persona tiene un tipo de cáncer diferente, con unas características clínicas diferentes y un tratamiento cada vez más personalizado. Pero aunque fuera el mismo difícilmente lo hubiéramos podido saber si no tenemos acceso a los informes médicos. Un carcinoma de mama ductal infiltrante no es lo mismo que un carcinoma de mama lobulillar in situ.

Por otro lado decirle “Se murió” no sirve de nada. La eficacia del tratamiento depende del momento en que se ha diagnosticado la enfermedad y de la respuesta del cuerpo a la terapéutica. La muerte de una persona no tiene valor pronóstico sobre la muerte de otra. Por tanto, si lo único que podemos conseguir es asustarla, mejor no decírselo.

5. “Tómate esto”

Tómate esto - Psicología en CáncerTodo el mundo conoce alimentos que se han presentado como curativos del cáncer: el brócoli, el limón, la leche de soja … En realidad no hay ningún alimento que cure el cáncer. Ni las Flores de Bach, ni la homeopatía, ni la acupuntura. Por muy naturales que sean estas terapias, ninguna de ellas ha demostrado ser eficaz para curar una persona con cáncer. Y que sean naturales no significa que sean inofensivas.

Algunas terapias podrían ayudar a calmar determinados síntomas siempre que concurran junto al tratamiento convencional y con conocimiento del médico. Es el caso de la relajación para calmar el dolor. Pero muchos productos que se cree que no causarán ningún daño porque son naturales, incluso pueden interferir con el tratamiento médico y reducir su eficacia.

6. “Podría ser más grave”

Aunque el cáncer cada vez se cura en más ocasiones, decirle a una persona que su caso “podría ser más grave” la puede llevar a entender lo que no queremos decir. Como que su preocupación es exagerada, y que no es necesario que se preocupe. La gravedad que percibe una persona con cáncer no sólo viene determinada por la enfermedad. También depende de las expectativas que tenga esa persona sobre el tratamiento.

7. “Qué suerte que has adelgazado”

Adelgazar se considera un éxito cuando es el objetivo de un tratamiento, como una dieta para perder peso o una intervención quirúrgica. Pero no cuando es un síntoma de una enfermedad o un efecto secundario del tratamiento. Una persona con cáncer puede adelgazar porque la quimioterapia le quita el hambre, o porque la inactividad física le reduce la masa muscular. Pero adelgazar no es un objetivo, ni se vive como un motivo de alegría. Además modifica su imagen corporal, algo que se añade a otros posibles cambios, como una cicatriz, una colostomía, etc.

8. “La quimioterapia es peor que el cáncer”

La quimioterapia es peor que el cáncer - Psicología en CáncerCorren una serie de mitos falsos en torno al cáncer y la quimioterapia. Uno de los más extendidos es el de que hay un interés por parte de la industria farmacéutica en mantener el cáncer para poder vender más medicamentos. O que la quimioterapia es lo que provoca la muerte y no el cáncer. Nada más lejos de la realidad.

La quimioterapia impide la reproducción de las células tumorales (unos fármacos), o impide que el tumor siga creciendo (otros productos). Tiene efectos secundarios, como cualquier medicamento, pero no se daría a un paciente si no se hubiera comprobado, mediante estudios muy estrictos, que es eficaz. De hecho a cada persona se le da el tratamiento más eficaz de todos los que están disponibles para su enfermedad.

Teniendo en cuenta el esfuerzo que hace una persona con cáncer para continuar el tratamiento con los efectos secundarios que a menudo -no siempre- aparecen (fatiga, vómitos, caída del cabello, etc), decirle que la quimioterapia es peor que el cáncer no le ayuda a fomentar la confianza en su médico, un vínculo que es muy importante. Pero es que, además, esta afirmación es, directamente, falsa.

9. “¡Esto no lo digas ni en broma!”

La mayoría de personas con cáncer piensan en la muerte en algun momento de su proceso. Tienen miedo a morir. Y esta sensación les causa malestar. Verbalizar este miedo es una manera de pedir ayuda. Pero a menudo ven como la persona que tienen delante se horroriza y no quiere ni oír hablar del tema. ¿Qué le estamos diciendo, en este caso? “Este miedo te lo guardas, que no quiero saber nada de él“. Nos hemos quitado de dalante nuestro miedo.

Se trata de una preocupación muy importante. No es una tontería. Quizá ni siquiera pide que le prometan que no morirá (algo que no está al alcance de nadie), pero sí que estaremos a su lado pase lo que pase. Si no nos vemos capaces de tratar el tema de la muerte -que también es comprensible, porque no es fácil ni es agradable hablar de ella-, le podemos recomendar un psicooncólogo que, probablemente, sabrá abordar esta cuestión de manera que ayude a la persona con cáncer.

10. “El cabello te saldrá más fuerte después”

Caída del cabello con quimioterapia - Psicología en CáncerLa caída del cabello es el efecto secundario más visible de un tratamiento con quimioterapia y/o radioterapia. Afecta la estética, la autoimagen y la autoestima. Y el problema se produce en ese momento. Por eso decirle que más adelante volverá a tener el pelo no le soluciona el problema: que ahora no tiene cabello.

Para evitar que piense que le estamos quitando importancia sólo porque es una cuestión de tiempo, podemos tratar de buscar una solución. Como ayudarla a encontrar un pañuelo, un turbante, una gorra o una peluca. También es muy personal la cuestión de ir con la cabeza sin tapar. Como recomendación por parte de otra persona, que no tiene este problema, puede no ser útil.


¿Se le ocurre alguna otra frase para no decir a una persona con cáncer? La puede dejar en un comentario. Y si le ha gustado el artículo, coméntelo y compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.