Un estudio reciente publicado en la Revista Science dice que 2 de cada 3 casos de cáncer están causados por mutaciones aleatorias. El estudio es correcto desde el punto de vista metodológico pero no explica correctamente los resultados. Y muchos medios de comunicación han contribuido a interpretar que tener cáncer depende de la suerte. Habiendo leído el estudio, dedico este artículo a explicar por qué la conclusión de que el cáncer depende de la mala suerte es errónea.

La ruleta del cáncer - Psicología en Cáncer

Qué dice el estudio de Science

El estudio que dice que 2 de cada 3 cánceres se deben al azar se publicó en la revista Science el 24 de Marzo. Está encabezado por Cristian Tomaseti, de la Universidad John Hopkins (Estados Unidos). Los autores han estudiado 17 tipos de cáncer en 69 países. Se puede descargar entero [en inglés] aquí. Cuando ví el titular me pareció muy extraño y decidí leerlo. El resultado es la valoración que expongo en este artículo.

Todo el funcionamiento de nuestro cuerpo (qué líquidos hacen falta para hacer la digestión, lo que debe hacer la piel cuando nos hacemos una herida, de qué color serán los ojos, etc) está escrito en nuestro ADN, que es como el manual de instrucciones. Este manual está escrito en los genes, y está repetido en cada célula de nuestro cuerpo. Pero las células envejecen y deben sustituirse. Y lo que hacen es dividirse continuamente, al ritmo que las células viejas mueren, durante toda nuestra vida. Para dividirse una célula hace una copia del manual de instrucciones y la pasa a su “hermana”.

El cáncer depende de la mala suerte - Psicología en CáncerImaginemos que tenemos un papel escrito, y hacemos una fotocopia. De esta copia hacemos otra fotocopia. Y la fotocopia la volvemos a pasar por la fotocopiadora. ¿Verdad que al final el papel se verá oscuro y con las letras que costarán de leer? Pues en nuestras células les pasa lo mismo: con el tiempo una célula es una copia de una copia de una copia … y empieza a acumular errores en los genes (mutaciones): Un gen desaparece, otro cambia de lugar, etc. Algunas de estas mutaciones pueden acabar dando lugar a un tumor.

El estudio de Science diferencia 3 causas de mutación genética que pueden generar un cáncer: una ambiental (humo de tabaco, alcohol, exposición al sol, etc), una hereditaria (transmitida de padres a hijos) y una aleatoria. Por mutación aleatoria se entiende que cuando una célula se divide, su ADN sufre un error fruto de la propia división, sin que ninguna causa haya intervenido. La investigación propone que 2 de cada 3 mutaciones se producen por azar. Es decir, parece decir que normalmente el cáncer depende de la mala suerte.

Para apoyar su hipótesis dicen que la mayoría de tumores aparecen en las partes del cuerpo que tienen células que se dividen más veces: el pulmón, el estómago, el cerebro, etc., independientemente de los factores ambientales que puedan intervenir. Para poner ejemplos apuntan que el 35% de casos de cáncer de pulmón son por esta causa (la mala suerte), así como el 77% de cánceres de páncreas y el 95% de cáncer de próstata. De todas formas también afirman que el 42% de cánceres se podrían prevenir con cambios en el estilo de vida.

Errores de concepto que hay que clarificar

El estudio se basa en modelos matemáticos y su metodología es correcta. O al menos yo, con mis limitaciones, no he sabido encontrar errores. Pero sus resultados están mal explicados. Y los medios de comunicación han hecho una interpretación parcial que ha llevado a la conclusión, errónea, de que en 2 de cada 3 casos el cáncer depende de la mala suerte. Y es que hay varios puntos por aclarar.

Los autores han hecho cálculos con grupos de 20 personas ficticias a las que han imputado 3 mutaciones genéticas. Es decir, para el cáncer de próstata han supuesto 20 hombres con una mutación de origen ambiental, una de origen hereditario y una de origen aleatorio. Y eso les ha servido para determinar cuál de las mutaciones es la causante del cáncer. Pero este método tiene dos problemas:

  1. Estadísticas del cáncerPara que se desarrolle un tumor, tres mutaciones no son suficientes. Se han de acumular muchas más. Y además deben superar las defensas del cuerpo que, habitualmente, detectan las células potencialmente cancerosas y las destruyen antes de que empiecen a dividirse.
  2. El riesgo de tener cáncer es un concepto estadístico. Se aplica a poblaciones y no a personas. Sabemos que en el 87,5% de personas con cáncer de pulmón (8 de cada 9), la causa es el tabaco. Pero esto no sirve para determinar si, en una persona concreta que tiene cáncer de pulmón, éste se debe al tabaco o a otra causa. Es decir, que podamos atribuir causas de cáncer en las poblaciones no quiere decir que lo podamos hacer individualmente.

Los factores de riesgo del cáncer interactúan entre ellos

Los diferentes factores de riesgo del cáncer no actúan aisladamente, sino que interactúan. Y sus efectos se pueden sumar o se pueden restar. Para explicar la interacción siempre utilizo la analogía de la pastilla efervescente. Cuando echamos una pastilla efervescente en un vaso de agua, salen burbujas. Pero ¿qué causa las burbujas: la pastilla o el agua? Ambas, cuando coinciden. Ninguna de ellas, por sí sola, produce burbujas. Pues con el cáncer, en general, pasa lo mismo: diferentes factores deben actuar conjuntamente.

Mutaciones genéticas en cáncer - Psicología en CáncerAhora imaginemos que tenemos un huevo sobre una mesa. En el suelo hay un trozo con colchón y un trozo con baldosa. Si hacemos correr el huevo hasta que caiga, tiene una probabilidad del 50% de caer sobre la baldosa y romperse (lo podemos equiparar con una división celular que provoca una mutación), y una probabilidad del 50% de caer sobre el colchón y quedar entero (una división celular sin mutación). Pero para que el huevo caiga, necesita que lo empujemos (factor ambiental). Es decir, al azar -en forma de buena suerte o de mala suerte- no actúa si no hay una causa externa que lo provoque. Al menos esto es válido para el cáncer en adultos, que es el centro del estudio de Science. En el cáncer infantil los factores ambientales que hacen acumular mutaciones genéticas, tienen muy poco que ver.

Que un factor ambiental, como el humo del tabaco, provoque la muerte de más células del pulmón de lo que es normal, hace que éstas deban dividir más para compensarlo. Y cuantas más divisiones hacen, más probabilidad hay de que acumulen errores. En resumen: que algunas de las mutaciones puedan ser aleatorias no descarta el papel de los factores de riesgo.

El peligro de concluír que el cáncer depende de la mala suerte

Afirmar que el cáncer depende de la mala suerte puede conllevar una tendencia a abandonar las medidas de prevención. Si a una persona le decimos que no importa que fume o no, que en el 35% de personas el cáncer de pulmón depende de la mala suerte (como dice el estudio), puede hacer que continúe fumando. Y esto tiene riesgos, no sólo por el cáncer, sino también por las enfermedades respiratorias y cardiovasculares causadas por el tabaco.

Lo mismo ocurre con los otros factores de riesgo controlables. Los mismos autores del estudio reconocen que en el 42% de casos el cáncer se puede prevenir. Pero para ello es necesario que confiemos. No valdrá la pena promover la salud si creemos -erróneamente- que el cáncer depende de la mala suerte.

Además los factores de riesgo prevenibles y controlables suelen depender de conductas y hábitos: dejar de fumar, reducir el consumo de alcohol, mantener una dieta equilibrada, ponerse protector solar, evitar la exposición a ciertos contaminantes, hacer ejercicio físico, etc. En gran parte la prevención del cáncer es patrimonio de la Psicología. Y tenemos que administrarla con los otros profesionales de la salud.


¿Te ha gustado este artículo? Puedes dejar tu pregunta o comentario. Y si conoces a alguien a quien le pueda interesar, o que piense que el cáncer depende de la mala suerte, compártelo con él/ella!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Akismet para reducir el spam. Aprende más de cómo se procesan los datos de tus comentarios.