El cáncer de mama es una de las enfermedades más conocidas y de mayor impacto social y sensibilización. De todos los “días mundiales” dedicados a dar a conocer el cáncer, el 19 de octubre como Día Mundial del Cáncer de Mama es el más conocido. Grandes cambios sociales han permitido este liderazgo.

De todas las enfermedades oncológicas, ésta también es la que actualmente se encuentra más cercada por la investigación científica sobre su tratamiento y curación, la que recibe más recursos y la que genera más literatura y mayor impacto en los medios de comunicación. Pero… ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Los cambios sociales en la visión del cáncer de mama

Cambios sociales en el cáncer de mama - Psicología en CáncerDos descubrimientos fueron clave en el cáncer de mama: por un lado se observó que cuánto más inicial era el estadio de la enfermedad al detectarse, más alta era la probabilidad de curarse; por el otro, se vió cómo un procedimiento médico sencillo y de resultado inmediato -la mamografia– era eficaz como prueba que permitía orientar el diagnóstico de manera precoç. Cuando se estableció el programa de detección precoz con mamografía para las mujeres mayores de 50 años, otro de los cambios sociales, ocurrieron dos cosas:

  • Se observó un aumento muy importante del número de mujeres a las que se diagnosticaba la enfermedad (que, además, cada vez eran más jóvenes).
  • La supervivencia a 5 años empezó a aumentar un 2% anual, hasta situarse por encima del 80%.

El aumento de los casos se explica, de un lado, porque al hacer más controles preventivos se detectaban más mujeres con cáncer que antes: previamente se detectaba demasiado tarde, o no se llegaba a diagnosticar. Del otro lado, por la adopción de un nuevo estilo de vida: Más sedentarismo, aumento del consumo de alcohol y de grasas animales, retraso en la edad de maternidad, deshabituación de la lactancia natural de los hijos, etc.

¿Por qué ha crecido tanto la presión social?

De cáncer de mama hay de muchos tipos, con sus diferencias. Pero un elemento común es su enorme impacto psicológico. El pecho femenino es un elemento clave de la identidad y de la autopercepción como persona y como mujer; cualquier cosa que amenace esta parte del cuerpo se transforma en una amenaza para la persona en su totalidad. Además su tratamiento provoca a menudo la caída del cabello, una importante fatiga y sequedad de piel, por lo cual el aspecto físico se ve perjudicado.

Como hemos dicho unas líneas más arriba, antes el cáncer de mama se manifestaba casi exclusivamente en mujeres que tenían más de 60 años. Como habían sido madres a los veintipocos años, en el momento del diagnóstico sus hijos ya estaban emancipados y habían formado sus respectivas familias. El impacto en la dinámica familiar existía, pero no tenía las consecuencias que tiene actualmente. Además la mayoría de mujeres con la enfermedad morían.

Hoy en día el cáncer de mama se observa en mujeres cada vez más jóvenes (incluso menores de 40 años). Y los hijos se tienen cada vez más tarde, habitualmente pasados los 30 años. Por lo tanto cuando se detecta el tumor a la mujer sus hijos se pueden encontrar en la edad infantil, y esto conlleva un gran trastorno familiar: cambios de roles, de dinámicas familiares, de actividades, etc). Han aparecido nuevos cambios sociales, entre ellos el reto de informar a los hijos de que su madre tiene cáncer, y que ésta es una enfermedad que no siempre se cura.

Pero ahora la mayoría de mujeres sí se curan (gracias a que la enfermedad se detecta antes) y una vez se han curado miran con perspectiva la terrible experiencia que han tenido que pasar: incertidumbre, miedo, rabia, momentos de sentirse muy solas, cambios de imagen, tratamientos complejos… Después de esto deciden que no quieren que nadie más pase lo mismo, y se mobilizan para que se aborde el cáncer de mama desde todos los frentes.

Han aprovechado que cada vez había más personas afectadas para empezar a ejercer una fuerte presión social, y a pedir cambios en el sistema sanitario, inversiones en investigación, y sensibilización e implicación social con la enfermedad. También muchas mujeres conocidas han revelado públicamente que tienen (o han tenido) cáncer de mama, cosa que ha contribuído a su normalización.

Gracias a estos cambios sociales, y a los miles de mujeres anónimas que se han implicado en hacerse visibles, han conseguido que el cáncer de mama sea el tipo de enfermedad oncológica que, probablemente, conseguiremos erradicar de manera total y definitiva de nuestras vidas, en primer término. Antes que cualquier otro tipo de cáncer.

Detección precoz del cáncer de mama

Pero ¿se puede prevenir el cáncer de mama? Algunos factores de protección ante la enfermedad son: moderar el consumo de grasas animales y de alcohol, ser madres a una edad joven y la lactancia natural de los hijos. La auto-exploración mamaria y la mamografía no previenen el cáncer de mama, pero pueden ayudar a detectarlo antes. Cuánto más pronto se detecte, más probable es que la persona se cure.

Comparto un vídeo de la Asociación Saray de Navarra donde se explica cómo hacerse una auto-exploración mamària. Se recomienda hacerse una cada mes, y si se detecta un bulto que no estaba, pedir hora al/a la médico de familia.

¿Habéis tenido o tenéis cáncer de mama, o conocéis a alguien en esta situación? ¡Podéis explicarlo en “Comentarios”!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.